Entendiendo el amor

20.05.2020

"El universo entero se mueve por amor, el amor lo hace girar y al mismo tiempo se representa como belleza absoluta, equivalente a lo bueno" (Platón)


Planteado de esta forma, podemos entender EL AMOR como esa fuerza que explica y le da sentido a la vida; también como esa energía del universo que hasta ahora el ser humano no ha podido manejar y controlar; esa sensación de plenitud que invade nuestro ser, ese sentimiento ÚNICO que nos abraza y nos transporta.

Hablar de AMOR me lleva a considerar las siguientes premisas, propuestas por el primer psicólogo que se atrevió a impartir la asignatura de Amor en sus clases de la Facultad de Psicología de los Ángeles: Leo Buscaglia.

1. Nadie puede dar lo que no posee. Para dar amor, has de poseer amor.

2. Nadie puede enseñar lo que no sabe. Para enseñar amor, hay que comprender el amor.

3. Nadie puede conocer lo que no ha estudiado. Para estudiar el amor, has de vivir el amor.

4. Nadie puede apreciar lo que no reconoce. Para reconocer el amor, has de estar receptivo al amor.

5. Nadie puede dudar de aquello en lo que desea confiar. Para confiar en el amor, has de estar convencido del amor.

6. Nadie puede admitir aquello a lo que no se rinde. Para rendirse en el amor, has de ser vulnerable al amor.

7. Nadie puede vivir aquello a lo que no se dedica. Para dedicarse al amor, has de estar siempre creciendo en el amor.

Es pues el amor, esa sensación de magnificación del alma que engrandece y reactiva las relaciones.

Para que se manifiesten las connotaciones que hemos mencionado acerca del amor, se hace necesario reconsiderar los paradigmas que, sobre éste, hemos construido a lo largo de nuestras vidas y que de alguna forma nos han alejado de su esencia y nos han privado de disfrutarlo con libertad.

Claudia